Actividades para solteros: conocer a tu pareja

 

Curiosamente, aunque la mayor parte de la población mundial ya viva en ciudades, para muchos es cada vez más difícil conocer a personas con el sano objetivo de encontrar pareja. El fenómeno del speed dating, que vivió sus días de gloria hace unos cinco años, ha dejado paso a las actividades “para solteros”, donde la mecánica de conocer a los posibles partenaires se introduce en cursos y talleres.

La idea es sencilla, no es lo mismo “radiografiar” a un potencial compañero sentimental a bocajarro que, al menos, tener un tema de conversación común por donde empezar. Por otra parte, si no encontramos nuestra media naranja, al menos habremos aprendido algo nuevo. Curiosamente, quizá por crear un entorno donde manda lo sensorial, son los temas relacionados con el gusto los que han venido a sustituir a los encuentros contrarreloj, como las catas de vinos y los cursos de cocina (en cualquiera de sus variedades: gastronomías exóticas, recetas vegetarianas, etc.).

Eso sí, de cualquier modo, conviene tener en mente algunos “trucos” para saber si estamos ante nuestra pareja ideal. Para empezar, en estos casos estamos tan preocupados intentando gustar a los demás que apenas escuchamos al otro. Por otra parte, compartir una actividad nos permite ver actitudes y valores de la otra persona a partir de sus gestos (más allá de la impostura propia de las primeras citas): si es una persona generosa, atenta, sociable o graciosa, todo saldrá a la luz sin verbalizarse, como sucedía en las citas rápidas que casi parecían una entrevista de trabajo a la carrera.