Gotinga: el epicentro de los Nobel

120.000 habitantes, 24.000 estudiantes universitarios y 13 facultades.

Si a estos datos, que podrían ser los de una ciudad universitaria cualquiera, les sumamos 44 premios Nobel, las cuentas nos dicen que 1 de cada 3000 habitantes tiene uno de estos premios.

Pero si todavía somos más exactos y no contabilizamos aquellas personas que viven temporalmente en esta ciudad, el resultado es que 1 de cada 1000 habitantes es un Premios Nobel.

Esta inusual estadística demográfica tiene su origen en Gotinga, una pequeña ciudad alemana de la Baja Sajonia que podría ser considerada como La Meca de los científicos e investigadores por tener el mayor número de laureados con el premio Nobel por metro cuadrado.

Sus calles están repletas de estatuas y placas conmemorativas, pero en este caso no se trata de rememorar las grandes batallas libradas contra los invasores, ni de mantener presente el espíritu político de algún diplomático, sino de homenajear a las eminencias que han pasado por la Universidad de la ciudad, en la que algunas de las personas más respetadas en el mundo de la ciencia han estudiado o enseñado.

Entre ellas podemos encontrar a prestigios filósofos como Jürgen Habermas o Edmund Husserl, a los físicos Oppenheimer, Heisenberg y Planck, al matemático Carl Friedrich Gauss o los escritores Jacob y Wilhelm Grimm, entre otros.

Todas estas personalidades, y más, han sido condecoradas según la última voluntad del inventor de la dinamita e industrial sueco Alfred Nobel.

Pero aún queda un dato interesante, no conforme con ser la ciudad con mayor porcentaje de premiados, Gotinga cuenta también con el cementerio con más Premios Nobel del mundo.

¡Esto sí que es una ciudad Nobel!