salud buscal para evitar enfermedades dentales 

Cómo cuidar las encías para reducir el riesgo cardiovascular

La Salud bucal y cardiovascular

Las personas con algún tipo de enfermedad en las encías tienen un 25% más de riesgo de padecer una afección cardiovascular.

Los cardiólogos y odontólogos atribuyen esta relación a la gran cantidad de microorganismos que se sitúan bajo la encía, y que pueden pasar a la sangre y afectar a otras zonas del organismo. Unos hábitos inadecuados son el principio de algunas enfermedades periodontales, así como el origen de importantes enfermedades cardiovasculares. Por ello, podemos decir que un cambio en el estilo de vida permitiría ayudar a prevenirlas de forma conjunta. A pesar de las graves consecuencias que se pueden derivar de la enfermedad periodontal, su prevención se sustenta en los hábitos de higiene (1). Si prevenimos y tratamos las enfermedades periodontales podremos ayudar a prevenir algunos problemas cardiovasculares.

El biofilm bucal es una película de microorganismos que se adhiere a la superficie de los dientes y que produce las caries y las enfermedades de las encías: gingivitis y periodontitis. Esta película, anteriormente llamada placa dental, se forma constantemente, incluso cuando no comemos, por lo que realizar una correcta limpieza dental e interdental con cepillos dentales e interproximales y sedas y cintas, es clave para recuperar o mantener la salud gingival (2, 3). Además, el uso de productos formulados específicamente para esas situaciones como VITIS encías, con cloruro de cetilpiridinio, permiten prevenir la acumulación de placa y ayudan a reducir la inflamación y el sangrado en caso de que estos existan. También será necesaria la eliminación del biofilm bucal mediante una higiene profesional. Es lo que conocemos comúnmente como “limpieza bucal” y  suele realizarla el higienista dental (4).

Cuando la gingivitis progresa a periodontitis (4), habrá que eliminar el biofilm y el cálculo (biofilm que ya ha cristalizado) de las bolsas periodontales mediante un raspado y alisado radicular. De esta forma conseguiremos restablecer la salud periodontal en casos iniciales. En algunos casos, el especialista puede recetar un antibiótico.

Si la periodontitis ya es moderada o incluso avanzada, en muchos casos se deberá realizar una cirugía periodontal y tras esta comenzar una fase de mantenimiento. Este momento es muy importante porque es la única forma de conseguir el control de la periodontitis a largo plazo (4).

El uso de antisépticos como la clorhexidina combinada con el cloruro de cetilpiridinio ayuda a controlar los microorganismos periodontales, evitando el desarrollo de la enfermedad periodontal y el riesgo de recaídas durante la fase de mantenimiento tras el tratamiento periodontal (5).

Artículos relacionados