Una explosión de arte

Portugal no es Berlín y por eso en el país vecino, en vez de tirar los muros, crean arte con ellos.

Y no es que en Berlín los muros y el arte no estén relacionados, que también, pero no es lo mismo. En Portugal crean arte con ellos, no en ellos. No con ellos como lienzo, sino como obra final.

Han dejado a un lado los sprays, las plantillas y cualquier técnica del graffiti anteriormente conocida para conseguir sorprender y llamar la atención de una forma novedosa y muy impactante.

¿Quién es el encargado de esta revolución? Se llama Alexandre Farto, aunque todos lo conocen como Vhils. Este joven artista portugués de tan solo 24 añitos se dedica a plasmar palabras, bocas, ojos, narices, orejas, pelo y todo tipo de rasgos faciales en las paredes de todo el mundo.

¿Qué cómo lo hace? Pues utiliza desde los más rústicos medios como el cincel, pasando por el martillo y los percutores, hasta cargas explosivas milimétricamente controladas que hace detonar en los muros. Literalmente, el arte sale del interior de las paredes y se muestra al mundo.

Su fama comenzó a crecer a pasos agigantados cuando su obra, un rostro tallado en una pared, apareció junto a un cuadro de Banksy en el Festival de Cans en Londres en 2008. Incluso una fotografía de aquella obra apareció en la portada de The Times.

Por si no lo sabíamos, desde Portugal nos dejan claro que es posible crear arte a partir de la destrucción. Espera. ¿Deberíamos decir destrucción o construcción?