Una dulce obra de arte

Érase una vez un hombre catalán que se fue a Asturias a hacer la mili. Corría el año 1950 cuandoEnric Bernat, una vez finalizado el servicio militar, se decidió a fundar su primera empresa confitera: Productos Bernat.

Durante los siguientes 7 años estuvo reflexionando acerca de crear un caramelo que fuera posible agarrar con un palo, ya que los mayores consumidores de estos dulces eran los niños y acostumbraban a sacárselos de la boca con la mano.

Así en 1958 apareció en el mercado español el primer caramelo redondo con palo: Chupa Chups.

Desde aquel entonces y hasta el día de hoy, muchos han sido los rostros conocidosque han sido protagonistas de sus campañas o han quedado prendidos a la dulzura de estos caramelos (desde los futbolistas Johan Cruyff y Rivaldo, hasta Mariah Carey y las Spice Girls, Harrison Ford, Esther Cañadas, Giorgio Armani o Jorge Lorenzo).

Pero lo que muchos no conocen es la historia de su envoltorio. Y es que la autoría del logo que los más de 12 millones de Chupa Chups fabricados diariamente llevan en su envoltura corresponde a Salvador Dalí.

Enric Bernat no estaba en absoluto de acuerdo con el diseño del empaque y por ello, un día mientras tomaba café con su amigo Dalí allá por el año 1969, se lo comentó y, acto seguido, el artista se ofreció a revestir los dulces.

Dalí logró el diseño definitivo después de garabatear y garabatear durante una hora en los papeles que encontraba. Había integrado el nombre del dulce con la silueta de la margarita, dando lugar a una de las colaboraciones más exitosas entre el mundo del arte y el mundo empresarial. Después de tantos años y de más de 4000 millones de unidades vendidas, sus inconfundibles trazos siguen inundando las tiendas de todo el mundo.

Así que, a partir de ahora, antes de disfrutar de uno de estos caramelos sabrás que estás ante una auténtica obra de arte. Y cuando acabes, no olvides un buen cepillado de dientes.