¿Todas las sonrisas significan lo mismo?

Sonrisas

Hace unos meses, bajo el título de “¿Se nace o se hace?”, hablábamos acerca de las capacidades innatas de los seres humanos. Y abríamos el debate comentando la posibilidad de que personas sin esas capacidades innatas podrían alcanzar el mismo nivel en una determinada actividad con aprendizaje, esfuerzo y dedicación.

En aquella ocasión, el neurocientífico Gary Marcus nos mostró que para aprender una nueva habilidad hay que tener en cuenta 2 premisas: la práctica cotidiana y la dosificación correcta de los niveles de dificultad para comenzar el aprendizaje.

Hoy no hablaremos sobre capacidades, sino sobre emociones. Y más que sobre emociones, expresiones.

Y es que siempre hemos pensado que las expresiones faciales (alegría, enfado…) eran universales, heredadas, innatas. Pero un estudio de la Universidad de Glasgow sugiere lo contrario. Esto es, que las emociones básicas no son iguales en todos lados, sino que la cultura influye mucho en lo que refleja nuestra cara. Es decir, que las expresiones se aprenden.

El descubrimiento surge a raíz de un estudio realizado con rostros virtuales con 4800 expresiones clasificadas según las seis emociones básicas de Darwin. En el estudio participaron individuos de origen caucásico y asiático. Los de origen asiático no consiguieron clasificar con claridad emociones como la sorpresa, el miedo, la repugnancia y el enfado. Sin embargo, la sonrisa tenía el mismo significado para todos.

Así que ya sabes, luce una bonita sonrisa allá donde vayas.