Un tenedor que hace música

El theremín, que en su primera versión recibió el nombre de eterófono, es uno de los primeros instrumentos musicales electrónicos y fue inventado en 1919 por el físico y músico ruso Lev Serguéievich Termen, aunque no fue hasta 1928 cuando patentó su invención en Estados Unidos.

El artilugio consiste en una única caja con 2 antenas, una vertical y otra horizontal que sirven para controlar tanto el tono como el volumen. Su funcionamiento es muy simple: basta con mover las manos en el aire frente a las antenas sin llegar a tocarlas.
En definitiva, que estamos ante el único instrumento musical que se toca sin tocarlo.

Los sonidos producidos por el theremín original eran una mezcla entre un violonchelo y una voz humana.

Fue un instrumento muy utilizado en las películas de serie B de Hollywood y recientemente también se ha utilizado en películas como El maquinista.

Pero ahora los japoneses le han encontrado una nueva utilidad y han creado el llamado  EaTheremine, que consiste en unir la tecnología del theremín con algo tan sencillo como un tenedor.

Con esto se consigue que, cada vez que nos llevemos un alimento a la boca se emitan diferentes sonidos, dependiendo del tipo de alimento que consumamos. Algo realmente sorprendente y original.

¿Práctico? Seguramente no, pero quizá algún día lleguen a crear un tenedor que, además de utilizarse para comer y crear música, nos ayude con algo tan importante como la salud bucodental. Quién sabe…