En San Valentín, besos

¿Existe mejor demostración de afecto que un beso? Posiblemente no. Por ese motivo, en una fecha tan señalada como San Valentín, día en el que se celebra el amor, teníamos que hablar sobre los besos. Estéis enamorados o no, besar a alguien siempre es BBB (bueno, bonito y barato).

El primer beso

La mayoría nos acordamos del primer beso que nos dimos, pero curiosamente no se conoce con exactitud el origen de los besos.

Por supuesto, existen varias hipótesis acerca de por qué lo empezamos a hacer. La idea con más adeptos remonta el inicio a muchos años atrás, algo así como a más de cien mil años, cuando las madres de nuestros antepasados mascaban la comida y se la daban a sus crías que aún no tenían dientes. Una vez les salían los dientes, las madres seguían con esta práctica poniendo sus labios en la mejilla para tranquilizarlas.

Por otra parte, otra corriente defiende que esa teoría no puede ser cierta porque de serlo, el beso sería  algo propio de nuestra especie y no cultural, como hoy en día se cree. De hecho, sólo para el 46%  de las 168 culturas examinadas en un estudio realizado por antropólogos americanos el beso en la boca era considerado un gesto romántico.

Besarse es sano, o no

Dejando las hipótesis del origen a un lado, parece ser que besarse aporta beneficios, más allá de su significado. Un estudio llevado a cabo por el investigador Arthur Sazbo, concluyó que entre las parejas que se despiden con un beso por la mañana hay menos absentismo laboral, sufren menos accidentes de tráfico y su esperanza de vida se alarga hasta cinco años.

Pero no iba a ser todo de color de rosa, también es interesante saber que a través de la saliva se pueden transmitir las bacterias causantes de la caries, por lo que es fundamental seguir unos buenos hábitos de salud bucal con productos específicos para prevenirla.

Pero no queremos ser nosotros quienes rompamos la magia de este bonito día, así que besaos, besaos mucho.