Rompiendo mitos: cada embarazo un diente

Miguel es el mediano de una familia bastante atípica para los tiempos que corren. Quizá para sus bisabuelos era algo normal tener 10 hermanos, pero para Miguel no lo es en absoluto. Y menos con la inminente llegada de un nuevo miembro. Solo uno de sus amigos, Juan, está en una situación similar: junto a sus 3 hermanas forman una familia numerosa, la única que Miguel conoce aparte de la suya propia.

Para él, el típico chiste de “podríais montar un equipo de fútbol” ha perdido la gracia hace tiempo. De hecho, no entiende que la gente siga haciéndole las mismas bromas y llamando “ventajas de ser familia numerosa” a los descuentos en los transportes, en el comedor del colegio…

Pero alguien le dijo un día algo que nunca olvidará. Mientras jugaba con su amigo Juan en el recreo, un compañero de clase se les acercó y empezó a molestarlos. Miguel, enfadado, le dijo “nadie quiere jugar contigo, déjanos en paz”. El compañero,  enrabietado, respondió con un “pues cuando nazca tu nuevo hermano tu madre se va a quedar sin dientes”.

Miguel y Juan se miraron extrañados. No sabían cómo reaccionar, así que lo único que se les ocurrió fue ir a casa a preguntarles a sus madres por qué aquél niño les había dicho algo tan feo.

Mamá, mamá, mira lo que me ha dicho un compañero de clase” gritaba Miguel nada más cruzar la puerta. Su madre escuchó atentamente la explicación del pequeño y, cuando este acabó, esbozó una ligera sonrisa. “Tranquilo Miguel, es algo que la gente dice sin saber. Creen que cada vez que una mujer se queda embarazada pierde un diente, pero esto no tiene por qué ser así. Lo que sí es verdad es que a las embarazadas se nos inflaman las encías y nos sangran. Es por eso que muchas mujeres van al dentista cuando van a tener un bebé. Y claro, algunas no se cuidan la boca y cuando llegan allí, el dentista se da cuenta de que tienen caries o cualquier otra dolencia y hay que sacarles algún diente, pero no es un problema del embarazo, es falta de higiene bucal.”

Aaaah” suspiró Miguel, “pues entonces seguiré lavándome los dientes 2 minutos 3 veces al día como hasta ahora”.