¿Podemos sustituir la seda dental por un mondadientes?

La respuesta es no. Pese a que el uso de los palillos de dientes está bastante extendido en nuestra cultura, en ningún caso pueden reemplazar a la seda o cinta dental puesto que en ningún caso es un instrumento para limpiarse los dientes. Quienes utilizan el mondadientes después de comer para extraer los restos de comida que han quedado atrapados entre los dientes, deben saber que no es una buena idea, sobre todo en las personas con encías sensibles. Los palillos pueden provocar lesiones en las encías o en la base de los dientes. Además, pueden astillarse y clavarse en la encía provocando heridas.

Para eliminar la placa o biofilm dental y los restos de alimentos que quedan entre los dientes, la mejor solución es hacer una buena higiene interproximal. El cepillo convencional solo elimina el 60% de la superficie, ya que no consigue llegar a todas las partes de la boca; el otro 40%  forma parte del área interproximal, donde se concentran los microorganismos que forman el biofilm dental y pueden provocan caries e inflamación de encías.

En caso de que haya suficiente espacio entre los dientes, se pueden utilizar cepillos interproximales. En cambio, si los dientes están juntos y el espacio entre ellos es reducido, debemos optar por sedas y cintas dentales. Si nunca se han utilizado, al principio pueden resultar difíciles de manejar y un poco incómodos, pero en pocos días esas molestias desaparecerán. En cuanto a la frecuencia, es aconsejable realizar una buena limpieza interproximal una vez al día, preferiblemente por la noche antes de dormir, ya que es durante la noche cuando menos saliva producimos y se reproducen mejor las bacterias.

Las sedas y cintas dentales VITIS ofrecen distintas soluciones según sean las necesidades de cada boca: seda dental sin cera, seda dental con cera, cinta  dental con flúor y menta (ideal para ortodoncias) y cinta dental con cera para que elijas la que mejor se adapte a ti.