Para gustos, colores

Que si el verde esmeralda, que si el azul zafiro, el marrón borgoña, el rosa salmón… Será porque el mundo está lleno de colores y de nombres de colores, que de eso va hoy el tema, concretamente de aquellos colores de lápiz de labios que harán que nuestros dientes se vean más blancos.

A lo largo de los años, nuestra dentadura se va “amarilleando”, y ¿qué podemos hacer para mostrar una sonrisa blanca? Lo principal es mantener una buena higiene bucodental y usar productos específicos para devolver el blanco natural a los dientes.

En cuanto al color del lápiz de labios, los tonos fríos o con base azul aportarán la sensación de pulcritud y blancura que buscamos en nuestra sonrisa.

El color que nuestros labios necesitan puede ser el rojo, pero ¿qué rojo? Uno que no sea ni muy naranja, ni muy azul, ya que el tono del lápiz de labios, además de resaltar el blanco de nuestros dientes, influye en cómo se verá el tono de nuestra piel. Y no buscamos unos dientes blancos y una piel pálida o amarillenta, ¿no?

Si nuestra piel es clara, no debemos escoger tonos oscuros. También debemos olvidarnos de los tonos naranjas, rosados claros, tonos cálidos y melocotón, porque su base anaranjada da la sensación de que la dentadura tiene un color más amarillo.

Algunas recomendaciones que consiguen mejorar tu sonrisa, además de adaptarse a tu piel, son tonos frutales como el frambuesa o el fresa, tonos vino y tonos ciruela.

Sí, como lo oyes, tonos vino y tonos ciruela. Aunque parezca un invento, ¡existen! Y como estos, muchos más. Solo tienes que encontrar el que mejor se adapte a tu piel y, sobre todo, a tu sonrisa.