No des vacaciones a tu higiene bucal

Las vacaciones de verano son el momento ideal para romper con la rutina diaria del resto del año. No hay necesidad de madrugar, dejamos atrás el estrés laboral, nos olvidamos de los horarios y cambiamos los hábitos.

Durante este periodo la salud bucodental puede empeorar, pues además del cambio de hábitos, solemos pasar más horas fuera de casa, comemos y cenamos fuera… y dejamos un poco de lado la higiene de nuestra boca.

El riesgo de acumulación del biofilm bucal (placa bacteriana) aumenta durante este periodo debido a que se suele disminuir la frecuencia del cepillado, lo que puede conllevar un empeoramiento de la salud de nuestras encías o mayor riesgo de padecer caries. Aunque puede que no sea posible cepillarse tres veces al día, nunca olvides el cepillado nocturno (puesto que es durante la noche cuando se acumula más biofilm bucal) ni el cepillado matutino. Además, existen productos de higiene bucodental de tamaño reducido para que los puedas llevar siempre contigo y tu higiene bucal no se vea afectada.

Algunas de las comidas y bebidas que apetecen más en esta época suelen tener un pH ácido (por ejemplo, zumos, cerveza, refrescos…) y, junto con un cepillado de los dientes incorrecto, pueden favorecer el desgaste de los cuellos de los dientes y dejar desprotegida la dentina dando lugar a la sensibilidad dental. La sensibilidad dental es la sensación dolorosa que aparece frente a estímulos externos, como el frío o el calor. Para evitar su aparición, además de intentar reducir la ingesta de bebidas y alimentos ácidos, debemos esperar 10 minutos antes del cepillado tras la ingesta de estos alimentos.  Es importante no intentar compensar la falta de higiene con un cepillado más agresivo, sino todo lo contrario, debemos realizar movimientos suaves para no dañar las encías.

Otro problema de salud bucodental que se puede dar con más frecuencia durante las vacaciones es el mal aliento. El consumo de bebidas alcohólicas se repite con más frecuencia en este periodo, así como el de tabaco, y puede aparecer mal aliento pasajero. Para combatir este mal aliento, trata de beber agua abundantemente para mantener el flujo de saliva y la hidratación de la mucosa oral.

 

Fuente: SEPA. ¿Cómo afecta el verano a la salud bucal y periodontal?: Cuidados de la boca y recomendaciones prácticas en vacaciones