Un millón de gestos

Nuestro cuerpo está constantemente comunicando y, aunque permanezcamos en un profundo silencio, continúa hablando. En realidad, hasta el 90% de la comunicación que se produce cara a cara es no verbal.

Los expertos han estudiado cerca de un millón de claves y señales no verbales que nos delatan y concluyen que nuestra manera de actuar y de comportarnos proporciona 13 veces más información sobre nosotros mismos que las palabras que pronunciamos.

Según un estudio realizado por el antropólogo Albert Mehrabian, tan sólo un 7% de la comunicación entre dos personas se realiza mediante palabras, mientras que un 38% se comunica mediante la voz y todos sus componentes (volumen, entonación,…), y el 55% restante se lleva a cabo a través del lenguaje corporal (gestos, posturas, mirada…).

Las palabras pueden mentir, pero el lenguaje corporal suele ser sincero, por lo que lo correcto es decir que “la palabra acompaña al gesto” y no al revés.

Pero, aparte del gesto, también hay que tener en cuenta su procedencia, porque dependiendo de la cultura o lugar de la persona puede tener un significado totalmente diferente: no es lo mismo levantar el pulgar en Estados Unidos (significa “correcto”), que hacerlo en Francia (significa “cero”) o en Japón (simboliza el dinero).

Otro aspecto a tener en cuenta es la importancia de juzgar los gestos en su conjunto y no hacerlo por separado, ya que en un contexto determinado y bajo unas condiciones específicas, el comportamiento gestual en su conjunto puede expresar cosas que con los gestos aislados no se apreciarían.

Por eso, mientras mantenemos la boca cerrada, puede que el resto de nuestro cuerpo nos esté delatando.