Los primeros dientes de Martín

Después de varias semanas quejándose por el dolor de encías, ya asomaban los primeros dientes de leche de Martín.

¿Cuándo debía empezar a cepillarle los dientes a su hijo? Gloria sabía que el mito de que “los dientes de leche no deben cepillarse” era simplemente eso, un mito. Pero ahora que su niño comenzaba a tener sus primeros dientes la duda era, ¿cuándo y cómo cepillarlos?

Por el momento, sólo le habían salido dos dientes, y había leído que hasta los 3 años no los tendría todos. ¿Debía esperar hasta entonces? Sus dudas no terminaban allí. Tampoco sabía con qué debía cepillarlos: ni qué cepillos de dientes, ni qué tipo de pasta de dientes. Los cepillos que Gloria utilizaba, seguro que no iban a servir, eran demasiado grandes para la boquita de Martín.

Así que, en la siguiente visita al pediatra, Gloria sacó su lista de preguntas. El doctor respondió: “Los dientes de leche se deben cepillar igual que los definitivos. No importa que más adelante vayan a caerse. De esta forma, cuidarás su salud bucal a largo plazo, ya que de la salud de los dientes de leche depende la salud de los definitivos. Además, para cuando Martín tenga sus dientes definitivos ya tendrá la rutina de cuidar su higiene bucal”.

El pediatra continuó resolviendo sus dudas: “Ahora que Martín ya tiene dos dientes, ya puedes empezar a cuidar de ellos y limpiarlos con un cepillo de dientes específico para niños, más adelante, cuando aprenda a escupir, podrás incorporar la pasta de dientes.

Por intuición, Gloria ya había estado limpiando las encías de Martín suavemente, con una gasa húmeda para no hacerle daño y el pediatra la felicitó por la adecuada iniciativa.

Después de la visita, mucho más tranquila, se dirigió a la farmacia en busca de un nuevo cepillo de dientes para Martín.