Los dientes se salen

Hay padres e hijos que son más del Ratoncito Pérez, mientras que otros prefieren al Hada de los Dientes. Sea como fuere, todos los niños tienen una extraña sensación cada vez que se les cae un diente, esa mezcla de pena por la pérdida y expectación por descubrir cuál será el regalo que encontrarán bajo su almohada al día siguiente.

Entre los 6 y los 12 meses de edad, a nuestros peques empiezan a salirles los primeros dientes de leche. Hay que tener en cuenta que es muy importante visitar al dentista antes de que pasen 6 meses desde la aparición del primer diente para comprobar que no hay ninguna complicación.

Al cumplir los 3 años, por norma general, a nuestros peques ya les habrán salido los 20 dientes de leche y, a partir de los 5 años, el Ratoncito Pérez y el Hada de los dientes empezarán a llevárselos, ya que los dientes definitivos los van empujando desde abajo hasta expulsarlos. Cuando los dientes de leche empiezan a moverse, es importante no arrancarlos antes de tiempo, porque esto podría suponer problemas tanto en la encía como en el nuevo diente.

Alrededor de los 12 años es cuando todos los dientes iniciales se han sustituido por los dientes definitivos. Ahora que el Hada de los dientes y el Ratoncito Pérez han acabado su trabajo, es necesario prestar atención a la colocación de los dientes, ya que, aunque a veces los que salen torcidos se recolocan solos, en otros casos es necesario recurrir a la ortodoncia. Eso sí, en todos los casos es muy importante enseñar a los peques unos correctos hábitos de salud bucodental y que tengan en mente, cuanto antes, la importancia de cepillar los dientes 2 minutos 3 veces al día.