Las muelas del juicio, esas grandes desconocidas

¿Quién no ha pensado alguna vez que las muelas del juicio lo único que traen son un montón de problemas? ¿Y si en realidad sirvieran para algo más que para causar daño en el segundo molar, dolor, alterar la salud de las encías y ayudar a que se apiñen las piezas anteriores?

Un tercio de la población no sufre ninguna dolencia cuando aparecen las muelas del juicio, y esa es una gran noticia para ellos. Pero ahora los sufridores también están de enhorabuena, y es que un grupo de investigadores de la Universidad Internacional de Cataluña acaban de demostrar, mediante ensayos in vitro, que las muelas del juicio contienen poblaciones de células madre que pueden utilizarse para regenerar tejidos.

¿Por qué han escogido las muelas del juicio? Pues porque tienen multitud de ventajas: son los últimos dientes en salir y, al estar en fase de desarrollo, contienen más cantidad de pulpa, que es donde se encuentran las células madre.

En la segunda parte del estudio, el equipo de investigadores pasará a realizar ensayos clínicos para comprobar si las células en realidad son capaces de regenerar tejidos en organismos vivos.

En caso de que esto funcione, estas grandes desconocidas abrirían multitud de nuevos caminos y posibilidades terapéuticas.