Las cosas claras y el chocolate…

Del chocolate se han dicho muchas cosas lo largo de la historia: que era el alimento de los Dioses para los mayas y aztecas, que es uno de los mejores antidepresivos, que ayuda a tratar problemas cardíacos, que protege el cerebro…

También se ha afirmado que supone un peligro para la salud bucodental, pero el investigador japonés Takashi Ooshima, de la Universidad de Osaka, aporta una visión diferente de este alimento. Y es que, tras estudiarlo, llegó a la conclusión de que el chocolate puede ayudarnos a cuidar nuestra dentadura y protegernos de la caries.

Los causantes de que las superficies de nuestros dientes se perforen son los azúcares, que se convierten en ácidos gracias al glucano, una molécula viscosa creada por una bacteria que se encuentra en la boca.

Y aquí es donde aparece el chocolate. Su efecto protector se produciría gracias a una parte del grano de cacao que posee propiedades antibacterianas y que tiene una doble función: consigue compensar los niveles de azúcar del chocolate e impide que se forme el glucano.

Pero no empecemos a devorar chocolate, porque para conseguir alejar las caries de nuestra boca no hay mejor opción que mantener una buena higiene bucodental.