Importancia del cepillo de dientes en la higiene bucodental

cepillo de dientes en la higiene bucodental

Características del cepillo de dientes

Para poder conseguir un buen cepillado es fundamental el cepillo de dientes, que puede ser manual o eléctrico. Sus filamentos tienen distintos grados de dureza: duro, medio, suave o ultrasuave. Los odontólogos suelen recomendar durezas medias y suaves.

Las partes y características más importantes del cepillo de dientes son:

  • Cabezal: debe ser del tamaño adecuado y con forma adiamantada, ligeramente más estrecha por un extremo para llegar a las zonas posteriores de la cavidad bucal.
  • Mango: es importante que tenga con apoyo ergonómico antideslizante y flexible.
  • Filamentos: deben ser de Tynex® redondeados desde 0,009 hasta 0,003 pulgadas de diámetro.
  • Capuchón protector con agujeros para proporcionar la ventilación necesaria.

Es recomendable sustituir el cepillo de dientes cada tres meses o cuando se detecten los primeros signos de desgaste de los filamentos.

Cómo lavarse los dientes

Lo primero que enseñamos a los niños en cuanto a higiene bucal se refiere es cómo lavarse los dientes, y los adultos hemos de seguir las mismas pautas para nuestra limpieza bucal diaria. Al lavarnos los dientes debemos acordarnos de limpiar también los espacios interdentales, así como por debajo de los puentes fijos y en los márgenes de las coronas cercanas a la encía (1).

Una correcta técnica de cepillado dental es imprescindible para la limpieza de dientes y encías: debemos colocar el cepillo de dientes con los filamentos orientados hacia donde se unen el diente y la encía en ángulo de 45º y hacer un movimiento vibratorio mientras contamos hasta 10. Después, haremos tres gestos de barrido largos hacia la superficie de masticación de los dientes. De esta forma, removeremos el biofilm oral y después lo eliminamos mediante el barrido. Estos movimientos han de repetirse en cada diente y en todas sus caras. A continuación cepillaremos la superficie masticatoria con movimientos circulares y con el cepillo de dientes en ángulo perpendicular. Por lo general, se recomienda el cepillado tres veces al día o después de cada comida (2).

Referencias

  1. Zerón, A. Cómo conservar sus dientes y encías toda la vida: odontología para pacientes. Colección Manuales de prevención. Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial Facultad de Odontología. México 2003; 89.
  2. Revista Dentaid. La importancia de la sonrisa.