Higiene bucal infantil

higiene bucal infantil

Uno de los factores más importantes en la higiene bucodental de los niños es el desarrollo de buenos hábitos. El cepillado debe hacerse por lo menos dos veces al día, por la mañana y antes de acostarse, aunque lo ideal sería que el niño se cepillase los dientes después de cada comida, especialmente tras la ingesta de algún alimento dulce o chucherías y bajo la supervisión de sus padres cuando sea necesario.

Cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes

Es importante que los niños desde bien pequeños adquieran el hábito del cepillado de los dientes para evitar ciertos tipos de enfermedades bucales en el futuro. Actualmente existe una amplia variedad de cepillos de dientes con distintas formas y animaciones y pastas dentífricas infantiles con distintos sabores que hacen el momento del cepillado más agradable. El uso de una pasta dentífrica durante el cepillado aporta beneficios a los dientes puesto que muchas de ellas contienen ingredientes esenciales, como por ejemplo el flúor, que ayuda a que los dientes sean más resistentes a las caries. Los dentífricos también neutralizan los ácidos en la boca y, por supuesto, ayudan a tener un aliento agradable.

Es importante enseñarles que cepillarse los dientes lleva algunos minutos de tiempo; hay que cepillar cada área de la boca y tratar de mantener un orden para que no se olvide alguna:

  • Cepillar las superficies externas de los dientes superiores, comenzando por su lado derecho y luego las internas.
  • Cepillar las superficies externas de los dientes inferiores comenzando por su lado derecho y luego las internas.
  • Cepillar la superficie masticatoria de todas las muelas.
  • Para garantizar una adecuada limpieza y mejor aliento, cepillar el dorso de la lengua.

Como algunas veces a los niños les cuesta ponerse a ello, podemos intentar que el cepillado se convierta en un momento divertido:

  • Eligiendo juntos el cepillo de dientes.
  • Cantándoles canciones o poniendo su música favorita.
  • Decorando el baño como una habitación de juegos.
  • Utilizando un reloj de arena que marque el tiempo del cepillado.
  • Acostumbrándolos a cepillarse antes de su programa favorito de televisión.
Referencias