Higiene bucal fuera de casa

Higiene bucal fuera de casa

Cepillarnos los dientes es la medida preventiva más importante para evitar las enfermedades periodontales(1), como es la gingivitis (cuando afecta sólo la encía y causa un proceso inflamatorio reversible) y la periodontitis (cuando además de la inflamación de la encía se produce una afectación de los otros tejidos del periodonto)(2). De esta forma, si nos cepillamos los dientes durante 2 minutos 3 veces al día o después de cada comida, eliminaremos la mayoría del biofilm oral y podremos prevenir las complicaciones que nos puede causar su acumulación(3). Es necesario cepillarse todos los dientes por todas sus caras, y cepillar el margen de la encía con movimientos suaves vibratorios.

En ocasiones, cuando no estamos en casa nos parece normal no cepillarnos los dientes después de la comida e intentamos solventar la situación por otros medios. Es cierto que llevarnos el cepillo al trabajo puede resultar incómodo, aunque ahora contamos con los cepillos VITIS compact que, no por ser más pequeños dejan de cumplir su función y nos facilitan esta tarea. La función de un buen cepillo de dientes es eliminar el biofilm oral sin dañar las encías y el esmalte dental(4). Para ello, los cepillos VITIS compact cumplen estos requisitos:

  • Filamentos de Tynex® de calidad y dureza adecuada que garantizan una limpieza eficaz sin dañar los tejidos blandos ni deteriorar la superficie del esmalte y, además, permiten el acceso a los espacios interproximales.
  • Cabezal de tamaño adecuado y con forma adiamantada para acceder a las zonas más difíciles respetando la cavidad bucal.
  • Cuello estrecho y maleable para favorecer la accesibilidad.
  • Mango con apoyo ergonómico antideslizante y flexible.

Después de utilizar el cepillo de dientes es conveniente guardarlo con el capuchón protector para que mantenga las condiciones óptimas de higiene y la ventilación necesaria gracias a los agujeros para proporcionar la ventilación necesaria(5). Recuerda que el cepillo de dientes hay que renovarlo con cierta frecuencia, cada tres meses o cuando aparezcan los primeros signos de desgaste de los filamentos. Cuando estos dejan de ser paralelos ya no cumplen sus funciones y no eliminan los restos de alimentos ni el biofilm oral y, además, se puede dañar el esmalte dental(6).

Referencias
  1. Alpiste Illueca, FM. Protocolos de control de placa para la prevención y el tratamiento de la gingivitis y la periodontitis. Manual de higiene bucal En: Sociedad Española de Periodoncia y osteointegración Eds. Editorial Médica Panamericana. Madrid 2009. pág 47
  2. =”_blank”> SEPA. Enfermedades periodontales: qué son. (fecha de acceso: 20/6/2014).
  3. Esteva Espinosa E. Higiene bucodental. Prevención de la caries y la enfermedad periodontal. Offarm 2008; 27:46-51.
  4. Zerón A. Cómo conservar sus dientes y encías toda la vida: odontología para pacientes. Colección Manuales de prevención. Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial Facultad de Odontología. México 2003; 89.
  5. Gutiérrez, E. e Iglesias, P. Técnicas de ayuda odontológica/estomatológica. Editorial Editex 2009; 209, 210.
  6. Revista Dentaid. La importancia de la sonrisa.