Golosinas buenas

Que si provocan caries, que si proporcionan un exceso de calorías, que si su aporte de nutrientes es casi nulo, que si favorecen la obesidad infantil… Pero lo cierto es que son muy pocos los niños que pueden resistirse a sus sabores, colores y divertidas formas, y muchos los padres que premian a sus hijos con estos dulces.

A pesar de sus muchos inconvenientes, no tenemos por qué suprimirlos totalmente, sino que debemos enseñar a nuestros peques qué cantidad pueden comer y cuándo pueden darse un capricho.

Pero puede que las golosinas dejen de ser un problema gracias a una nueva formulación dirigida a obtener golosinas saludables, realizada por un grupo de investigadoras del Instituto Universitario de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo de la Universidad Politécnica de Valencia.

Esta nueva formulación se basa en eliminar los azúcares que se utilizan habitualmente en la fabricación de estos productos y sustituirlos por dos ingredientes naturales, como son la isomaltulosa (un azúcar) y la oligofructosa (una fibra soluble).

Los nuevos productos ayudan a mejorar el tránsito intestinal, no provocan picos de glucosa en sangre y, además, no provocan caries.

En definitiva, cuando uno de nuestros peques pruebe una de estas nuevas golosinas no notará la diferencia en cuanto al color, el sabor o la textura, pero su cuerpo se lo agradecerá.

Una gran noticia para todos los padres y sobre todo para los peques. ¡A compartirla!