resina plástica que se coloca sobre las superficies masticatorias de los molares para evitar que las bacterias ataquen al esmalte y produzcan caries.