cuando el implante y el hueso se unen sólidamente (mediante la osteointegración) se puede colocar una corona sobre el implante, reemplazando así la pieza dental ausente y con ella su funcionalidad y estética dental.