eliminación de la placa (depósitos blandos) o cálculos dentales (sarro) que se han acumulado en los dientes.