fusión del hueso alveolar al diente, lo que impide su movimiento. Puede ocurrir tanto en los dientes de leche (más frecuente) como en los permanentes y en cualquier momento del desarrollo.