consiste en el desgaste de una sustancia, como el esmalte o la dentina, vinculado con el hecho y consecuencia de raer o desgastar por medio de la fricción o de un proceso mecánico anormal (por ejemplo, un cepillado incorrecto de los dientes).