Estimular, cepillar, jugar

La higiene bucal de los bebés es un tema que preocupa a todos los padres, por eso es imprescindible saber cómo y cuándo empezar a introducir este hábito en la vida diaria de los peques. Aquí van 3 indicaciones:

Estimulación

La erupción del primer diente se produce normalmente alrededor de los 6 meses de edad, pero el cuidado de su salud bucodental tiene que empezar incluso antes.

La estimulación consiste en pasar un dedal o una gasa por las encías del bebé, para que se familiarice con el gesto. Esto facilitará que, cuando salga ese primer diente, él esté familiarizado con ese momento y con esa sensación, y sea mucho más sencilla la introducción de un cepillo de dientes.

Cepillado

Una vez que al peque ya le ha salido el primer diente, debemos seleccionar el cepillo que mejor se adapte a sus necesidades.

En estas edades, debemos fijarnos en que el cepillo escogido tenga el cabezal pequeño, filamentos suaves y un mango ergonómico y grueso que pueda ser utilizado tanto por los niños como por los adultos que son quienes mayoritariamente cepillan los dientes a los niños hasta los 2 años.

Para que el cepillado sea efectivo, tenemos que levantar el labio superior del bebé y cepillar horizontalmente pasando unas 5 veces el cepillo por sus dientes. Y lo mismo sucede con los dientes inferiores.

Es muy importante separar bien el labio para poder limpiar el espacio que hay entre el diente y la encía.

Juego

El último paso es dejar el cepillo a nuestro bebé como si fuera un juego para que se familiarice con este hábito y le guste que se le cepillen los dientes y cepillárselos él mismo. Así será más fácil que en el futuro participe en la higiene oral.

Importante

Desde la erupción del primer diente, se recomienda realizar 2 cepillados al día, por la mañana y por la noche, siendo este último el momento más importante.

A la hora de utilizar la pasta de dientes, debemos poner poca cantidad, por eso es recomendable colocar el cepillo de dientes sobre la pasta y no al revés. Los expertos indican que hasta que el bebé cumpla los 2 años, debemos poner una cantidad de pasta similar a un grano de arroz y, a partir de los 2 años, debe ser del tamaño de un guisante.

Dentro de la gama de cepillos, pastas y colutorios VITIS encontramos el cepillo de dientes y el gel de uso diario VITIS junior, específicamente diseñados para ofrecer la mejor higiene bucodental a nuestros peques.

El cepillo de dientes VITIS junior tiene un cabezal pequeño y filamentos suaves con perfil ondulado para seguir el contorno de las encías y facilitar el acceso a los espacios interproximales. Su mango es ergonómico y grueso para mejora la maniobrabilidad en niños que empiezan a desarrollar su motricidad. Además, viene acompañado de un capuchón protector, que mantiene los filamentos agrupados y en condiciones óptimas de higiene.

El gel dentífrico VITIS junior está especialmente formulado para prevenir eficazmente la caries en la edad infantil, proporcionando el cuidado y protección integral de la cavidad oral. Además, su baja abrasividad protege dientes y encías, y su suave sabor a fresa hace que el momento del cepillado sea agradable.

 

 

Fuente:

Cómo los niños deben cepillarse los dientes