Este verano ¡no te olvides de tu boca!

portada

El cambio de hábitos durante las vacaciones puede favorecer que descuides tu higiene dental y causarte problemas buco dentales al final del verano. Evítalo siguiendo los nueve consejos que te hemos preparado. 

Empieza el verano y, con él, los viajes, las horas de playa o de piscina, las comidas fuera de casa y las noches que nunca terminan. En vacaciones no hay horarios y es fácil que esto acabe jugando en contra de tu salud bucal. Si quieres evitar que la acumulación de placa, la sensibilidad dental, la inflamación de las encías o incluso la aparición de caries sean tus souvenirs de estas vacaciones, sigue los consejos que te hemos preparado. 

Consejos de higiene dental para este verano

  • Lleva siempre un pequeño kit de higiene dental en el bolso. Con un cepillo pequeño o de tamaño reducido, una pasta dentífrica de viaje y un carrete de cinta o seda dental ya no tendrás excusa para no lavarte los dientes allá donde estés.  Y si toca llevar un mini-bolso, alíate con el hilo dental ¡cabe en cualquier sitio!
  • Nunca renuncies al cepillado de la noche. Por tarde que sea y por pereza que te de, no dejes de lavarte los dientes antes de acostarte. El cepillado nocturno es el más importante de la jornada y debes realizarlo de la forma más exhaustiva posible.  
  • Bebe mucha agua. Mantenerte hidratado te aliviará el calor y te ayudará a mantener la boca hidratada y a conservar un flujo de saliva adecuado, asegurándose que su protección natural contra las infecciones bucales y el desarrollo de caries. Además, previene el mal aliento provocado por la sequedad bucal.  
  • Cuidado con el agua de la piscina. Las aguas que no tienen un buen control del pH, pueden dañar el esmalte dental y, a largo plazo, favorecer el desarrollo de caries. Un dentífrico con flúor te ayudará a proteger tus dientes del efecto del cloro. 
  • Di no a las bebidas azucaradas y, si puedes, evita picar entre comidas. Las bacterias transforman los azúcares en ácidos que atacan al esmalte. No sólo protegerás tu boca de la caries: tu salud y tu línea también te lo agradecerán. Si además la pasta dentífrica contiene nanopartículas de hidroxiapatita, estarás reforzando la protección de esmalte y previniendo la erosión dental.
  • En caso de padecer bruxismo, tus férulas, siempre contigo. Aunque te vayas de viaje al fin del mundo, si eres portador de férula, llévala contigo. Si no lo haces, no sólo echarás a perder el esfuerzo realizado durante todo el año usándolas si no que puede que, cuando vuelvas, ya no se ajusten a tu boca. 
  • No abuses de los alimentos ácidos. Los zumos envasados, el vino blanco, las bebidas isotónicas o energéticas, la cerveza son algunas de las bebidas veraniegas cuyo pH ácido puede erosionar tus dientes y acabar causándote sensibilidad dental. Para evitarlo, consúmelos siempre acompañados de comida, no abuses de ellos y, sobre todo, cepíllate bien los dientes tras tomarlos. Aunque lo más recomendable es esperar diez minutos antes del cepillado, para dejar que la saliva contrarreste la acidez. 
  • Protege tu boca del sol. Los labios son la puerta de acceso a tu boca y tienes que prestarles la atención que se merecen. Por eso, es importante que los protejas de las agresiones del sol y utilices una protección solar específica sobre ellos. 
  • En septiembre, visita a tu dentista. Para asegurarte que tu salud bucal es tan buena cómo antes de las vacaciones, programa una visita a tu dentista en septiembre. ¡Empezarás el curso con una sonrisa renovada!