El papel del flúor como agente preventivo dentro de las pastas dentales

Sonrisa Niña

Como veníamos hablando en un artículo anterior, una duda que a menudo surge entre los participantes de mis charlas y cursos de salud bucal para padres es el tema del flúor.

En la entrega anterior hablamos de su papel dentro de la prevención de la caries, y hoy continuaremos hablando de los riesgos y beneficios de su uso, sobre todo en niños, de su presencia o no en pastas dentales y sobre su riesgo de toxicidad.

Riesgos y beneficios del uso de flúor

En un extremo, el de los beneficios, del que venimos hablando anteriormente, tenemos la prevención de la caries. En el otro, el de los riesgos, tenemos la fluorosis.

La idea entonces -y esto obviamente recae en manos del odontólogo- es hallar el balance, la cantidad adecuada de flúor que necesita un individuo, tomando en cuenta si el agua donde reside es fluorurada o no, su riesgo de caries con todo lo que ello conlleva a fin de lograr un efecto cariostático adecuado con un riesgo mínimo de padecer fluorosis dental.

¿Es recomendable el uso de pasta dental con o sin flúor en niños pequeños?

Cuando realizamos el cepillado dental empleando una pasta dentífrica, estamos realizando una higiene que consiste en la eliminación mecánica -mediante barrido con las cerdas del cepillo- de los restos de alimentos y de la placa dental. A su vez, la pasta dental cumple un papel muy importante, tanto en cuanto a la microabrasión que realiza sobre la superficie dentaria a fin de eliminar posibles restos, como en el efecto químico que pudiera tener sobre las superficies dentales limpias, o aquellas en las que aún podamos detectar restos.

Teniendo esto en cuenta, vale la pena puntualizar que cuando realizamos un cepillado con una pasta dental con adecuado contenido de flúor para la persona (sea niño o adulto), tenemos el beneficio adicional -a través del cual logramos un efecto cariostático- de que el flúor presente en la pasta dental baña los dientes y permanece en el medio bucal.

Junto a esto, sabemos que al tener flúor presente en boca proveniente de la pasta dental, se logra no sólo la remineralización de la que hablábamos anteriormente en las superficies que hemos limpiado adecuadamente, sino también, una presencia del ion flúor en la placa dental de aquellas áreas que no hayamos logrado limpiar correctamente.

¿A partir de qué edad debe usarse pasta dental con flúor?

Para aclarar adecuadamente este punto es menester tener en cuenta diversos factores:

  1. Es recomendable incorporar el uso de pasta dentífrica en cuanto el niño sepa escupir, esto suele suceder en torno a los dos años de edad aproximadamente.
  2. Se considera, aún así, que habrá una cierta ingesta de pasta dental por parte del niño, por lo cual, no sólo estaría recibiendo flúor a nivel tópico durante el cepillado, sino también ingiriendo una pequeña cantidad por vía sintética.
  3. La ingesta de flúor durante la etapa de formación de los dientes, si bien ha disminuido considerablemente los índices de caries, conlleva la posibilidad de que pudiera producir leves alteraciones del esmalte formado durante su ingesta.
  4. Según recientes estudios se determinó que no hay suficiente evidencia que sustente que el uso de pasta dentífrica antes de los 12 meses de edad conlleve un riesgo aumentado de padecer fluorosis, ni tampoco en edades más avanzadas la evidencia es sólida.
  5. No existe estudio científico para sustentar la recomendación de usar pasta dental sin flúor en niños menores de dos a tres años de edad.

Podemos decir entonces, que tomando en cuenta el riesgo de caries, los antecedentes familiares, la dieta y demás factores de riesgo individuales, además de la capacidad de escupir del bebé o niño, el odontólogo determinará cuándo incorporar pasta dental fluorurada aunque en líneas generales suele ser en torno a los dos años de edad.

¿Existe un riesgo de fluorosis si mi bebé ingiere algo de pasta dental mientras le cepillo los dientes?

Para evitar la fluorosis dental, lo primordial -sabiendo que es inevitable que ingiera una pequeña cantidad de pasta dental- es colocar la cantidad correcta sobre las cerdas del cepillo. Sabiendo que las pastas dentales infantiles suelen tener sabores que agradan a los niños, es importante dejarlas fuera de su alcance, explicarles que no se deben comer ni lamer los restos de pasta dental.

Según un estudio realizado en Australia, se observó que en aquellos niños que utilizaban más pasta dental de la indicada, y que tenían el hábito de comer o lamer dentífrico se observó un incremento de riesgo de padecer fluorosis dental, sin una mejoría significativa en los beneficios anticaries.

¿Qué cantidad de pasta dental con flúor es recomendable usar en cada etapa?

Es aconsejable que en niños pequeños (menores de 3 años) utilicemos 0.3 gramos de pasta dental, es decir, aproximadamente el tamaño de un grano de arroz crudo, o de una lenteja.

Los adultos necesitan un gramo de pasta dental aproximadamente, lo cual viene siendo en volumen, el tamaño de un guisante más o menos.

Riesgo de toxicidad con el uso de dentífricos fluorados

Sabiendo que los métodos individuales de uso de flúor contienen concentraciones muy bajas, debemos consumir muy grandes cantidades para que un paciente pueda llegar a la dosis tóxica probable.

Es decir; un niño de 4 años que pese aproximadamente 15 kg debe ingerir más de 4 tubos de pasta dental infantil de unos 45 gramos cada uno y con 400 ppmF (partes por millón de flúor). Sin embargo, cuando hablamos de pasta dental para adultos, tan sólo necesita consumir el 85% de un tubo de 90 gramos con 400 ppmF.

Es por esta razón que, como cualquier otro medicamento, la pasta dental debe estar preferiblemente fuera del alcance de los niños.