El camión de los bocadillos

Tilted Image Of A Semi-truck

Hay un camión en Washington que se llama Pepe. A simple vista podríamos pensar que se trata del típico camión de los helados con un punto más moderno o el carrito de los perritos calientes en versión motorizada. Pero no.

Este camión es un híbrido entre la cultura americana de la comida rápida y la tradición española de la buena comida. Sí, sí, buena comida, española y en Washington.

¿Te parece una mezcla extraña? Pues no opina lo mismo José Andrés, cocinero español propietario de 7 restaurantes en la capital federal y de otros tantos repartidos por toda la geografía de los Estados Unidos.

La idea es acercar la comida de calidad a los jóvenes americanos quienes, como dice José, “al final de cuentas van a ser mis clientes de aquí a unos cinco o diez años.”

Los precios no están por las nubes, pero tampoco por los suelos. Aunque Pepe ofrece el bocadillo más caro de la ciudad, “un bocata de lomo ibérico Fermín que es una gozada” y que cuesta 20€, también podemos comernos un sabroso bocata a partir de unos 6€.

Pero esto no es todo. Andrés cuenta con un colaborador especial: “voy a vender, además, unas patatas fritas bravas que me está diseñando mi amigo Mikel Urmeneta de Kukuxumusu, que son la guinda del pastel.”

El camión lleva desde el 6 de marzo circulando por las calles de la ciudad, así que si por casualidad te encuentras en Washington o alrededores, no dudes en ir a comer un buen bocadillo de butifarra. Te será fácil localizarlo ya que puedes seguir sus pasos vía Twitter o Facebook.