Dientes salvajes

Dientes-salvajes-tiburon

Cuidar nuestra salud bucodental es básico para mantener la boca sana y no llegar al extremo de perder algún diente, ya que, por suerte o por desgracia los humanos solo mudamos nuestros dientes una vez. En cambio, en el reino animal hay especies que parecen no tener que preocuparse mucho por el estado de sus dientes.

Es el caso de los tiburones, que van reemplazando los dientes durante toda su vida. Tanto es así, que algunas especies pueden llegar a tener hasta 24.000 dientes a lo largo de su vida. ¿Os imagináis que el ratoncito Pérez tuviera que llevarles un pequeño regalo cada vez  que se les cae un diente? ¡Sería su ruina!

Poniéndonos serios otra vez, los tiburones pueden tener entre 5 y 15 hileras de dientes con unos 30 dientes cada una, por lo que no es de extrañar que sea uno de los mayores depredadores del mundo.

Otro de los grandes depredadores del planeta, el cocodrilo, es un gran cuidador de su dentadura. Tiene hasta su propio encargado de realizarle la limpieza dental, una pequeña ave africana llamada Pluvial. En esta simbiosis, el cocodrilo mantiene limpios sus dientes y el valiente pájaro se alimenta de los restos que quedan entre los sesenta dientes del reptil. Estos dientes van creciendo a medida que se van deteriorando con el paso del tiempo, llegando a alcanzar los 3000 dientes a lo largo de toda su vida, lo que lo convierte en uno de los animales con más dientes en todo el planeta.

Los elefantes, los animales con los dientes más largos del mundo, no utilizan sus enormes colmillos para comer, sino como un mecanismo de defensa. Los dientes que utilizan para triturar quilos y quilos de vegetales los mudan cuatro veces.

 

Fuentes: