Diabetes y salud bucal

Si sufres diabetes debes tener un mayor cuidado con tu salud bucodental.

Se ha comprobado que la gingivitis y la periodontitis son algunas de las complicaciones más comunes que se generan en el organismo a causa de la diabetes mal o no controlada. Pero no solo eso, las enfermedades periodontales también pueden afectar a la diabetes perjudicando el control de los niveles de glucosa en sangre y contribuyendo así a un avance de esta enfermedad. Es un círculo vicioso que se puede evitar teniendo un mayor control de la salud de las encías.

La diabetes y la enfermedad periodontal están tan relacionadas porque las personas que tienen diabetes mal o no controlada cuentan con una menor respuesta de su organismo ante las infecciones bacterianas.

La periodontitis es una enfermedad infeccioso-inflamatoria que se produce a causa del sobrecrecimiento de placa bacteriana en el interior de las encías. Al estar sometidas las encías a una inflamación constante, se produce una destrucción del tejido que soporta el diente, pudiendo llevar a la pérdida dental. Además, la diabetes también altera la capacidad de resolución de la inflamación y la reparación posterior de los tejidos, lo que hace mucho más complicada la curación de la enfermedad periodontal.

Por su parte, las células proinflamatorias periodontales (tejido de soporte del diente) y las bacterias patógenas del periodonto pueden diseminarse por la sangre a otras partes del cuerpo. Esto provoca una alteración de la respuesta inflamatoria a nivel de todo el cuerpo, que en el caso de los pacientes diabéticos, puede conducir a un aumento de la resistencia a la insulina, empeorando por tanto el control de la glucosa en sangre.

Se ha comprobado que tratar a tiempo las enfermedades de las encías puede ayudar a mejorar el control de la glucosa en sangre. Si sufres diabetes, no te olvides de decírselo a tu dentista para que pueda establecer el tratamiento más adecuado para tu caso. Es recomendable realizar visitas periódicas cada 6 meses como mínimo para que pueda llevar un buen control del estado de tus encías.

Además, cuida tus dientes cada día cepillándolos al menos dos veces al día o tras cada comida, durante al menos dos minutos, utilizando productos específicamente diseñados para encías delicadas como la gama VITIS encías (cepillo de dientes, pasta dentífrica y colutorio). Incorporar la cinta o seda dental, y los cepillos interproximales a tu rutina de lavado diaria te ayudará a eliminar la placa bacteriana de entre los dientes ayudando a prevenir la gingivitis y la periodontitis, entre otras patologías bucales.

No dejes que una mala salud de tu boca afecte al cuidado de tu diabetes.

 

Encontrarás más información en: Soluciones VITIS: Diabetes.