Deporte y protección bucal

Protectores-bucales

25.000 dólares se gastó el boxeador Floyd Mayweather en el protector bucal que utilizó el pasado 2 de mayo en su combate contra el púgil filipino Manny Pacquiao.

Cuando el combate llegó a su fin, después de golpes y más golpes, los contrincantes se deshicieron de sus guantes y de sus protectores bucales. El árbitro agarró a cada uno de una mano y levantó únicamente el brazo de Mayweather, declarándolo vencedor. En ese momento los dientes de Floyd lucieron sanos y resplandecientes sobre el cuadrilátero del MGM Grand Las Vegas. Y, en parte, gracias a su protector bucal.

Las lesiones deportivas son la principal causa de pérdida de dientes en adultos. Y no solo hablamos de los deportistas profesionales, sino de cualquiera que pueda practicar un deporte, sobre todo si es de contacto, como el rugby, el baloncesto o las artes marciales.

Por eso, usar protector bucal en la práctica deportiva es muy importante a cualquier edad, pero cobra especial importancia en los niños, ya que cuanto antes empiecen a usarlo más fácil será que se acostumbren a él.

Cualquier resbalón, golpe o caída puede suponer la pérdida total o parcial de uno o más dientes, por eso necesitamos que nuestra boca esté siempre protegida.