Dale la bienvenida al otoño estrenando cepillo

Portada

¿Sabías que los dentistas recomiendan cambiar de cepillo de dientes cada 3 meses?. Cuando cambia la estación, cambia también de cepillo de dientes. Son muchas las razones por las que cambiar de cepillo es importante pasados tres meses del inicio de su uso pero hay una que destaca sobre todas las demás: no hacerlo puede poner en peligro la salud de tu boca.

  • Para poder prevenir las principales patologías bucodentales (caries, gingivitis, enfermedad periodontal) el cepillo debe estar en buen estado. Con el tiempo y el uso, los filamentos del cepillo de dientes se doblan, se abren y debilitan hasta acabar otorgándole al cepillo el típico aspecto despeinado. En ese estado, los filamentos no sólo pierden eficacia a la hora de eliminar biofilm bucal sino que incluso pueden llegar a resultar dañinos para las encías.
  • La boca es una de las partes del cuerpo donde se acumulan más bacterias por lo que, cuanto más tiempo usas el cepillo de dientes, más posibilidades hay de que éstas colonicen sus filamentos. Por ello, es fundamental mantener un cuidado adecuado del cepillo durante su vida útil y evitar que permanezca húmedo demasiado tiempo.
  • Dado que su espacio de almacenaje más habitual es el cuarto de baño, el cepillo está permanentemente expuesto a un entorno favorable a las bacterias. El vapor de la ducha produce diariamente un entorno húmedo y cálido, dos circunstancias especialmente propicias para el desarrollo bacteriano. Además, el cepillo suele almacenarse junto a otros cepillos por lo que es fácil que sus filamentos entren en contacto entre ellos y las bacterias pasen de uno a otro. Se ha demostrado que incluso puede llegar a albergar bacterias fecales.
  • Alargar la vida de un cepillo que se utiliza solo dos veces al día no es buena idea: aunque los filamentos parezcan están en buen estado, las bacterias se habrán ido acumulando igualmente durante este tiempo hasta convertirlo en una potencial fuente de infecciones.

Consejos para que tu cepillo tenga una vida mejor 

  • Acláralo bien después de cada uso y sacúdelo enérgicamente para que no almacene agua.
  • Guárdalo en un lugar abierto y alejado de fuentes de calor.
  • Evita que esté en contacto con cepillos de otras personas, utiliza el capuchón para aislarlo. Si además el capuchón tiene orificios como todos los de los cepillos VITIS favorecerás el secado del cepillo.
  • Manténlo lo más alejado posible de la zona del inodoro y procura tirar de la cadena con la tapa bajada. Utilizando el capuchón lo protegerás de la contaminación ambiental.
  • Apunta la fecha en que empiezas a usarlo para saber cuándo lo debes cambiar. Una buena manera de recordarlo es hacerlo, como mínimo, con cada inicio de nueva estación.  Lo recomendable es cambiar de cepillo cada 3 meses para mantenerlo en sus condiciones óptimas. 
Referencias