Cuidar la sonrisa en Navidad

Turrón

En Navidad hay muchas cosas que nunca fallan. Los jerséis de lana con renos, abetos y copos de nieve, los adornos guardados en alguna caja de alguna estantería de algún desván o las comidas donde se juntan tíos, primos y demás familiares que no ves el resto del año, aparecen año tras año en estas fechas.

Y es precisamente en esas comidas (y en muchas otras que se suceden durante finales de diciembre y principios de enero) en las que debemos tener mayor cuidado con nuestra salud bucodental. Por eso te proponemos unos sencillos consejos con los que conseguir mantener nuestra boca y dientes impecables durante esta época de cambios y excesos. Porque una buena salud bucodental es básica para mantener una buena salud general.

Cuando vayas a comer turrón, mejor escoge turrón duro, ya que el blando contiene mucho más azúcar. Aun así, hay que tener cuidado al comer turrón duro porque puede dañar nuestros dientes y empastes.

Estaremos rodeados de azúcar (dulces, golosinas, bebidas…). Para los que lleven ortodoncia, cuidado con las golosinas pegajosas y los dulces blandos, porque podrían inflamar sus encías. Ojo también con el exceso de bebidas con azúcar.

El alcohol es otro de los elementos muy presentes en estas fechas y que puede ser perjudicial para nuestros dientes, así que es mejor no consumirlo en exceso. ¿Que quieres una copa? Mejor vino tinto: el vino blanco y el champán son más agresivos para el esmalte de los dientes.

Y si vas a andar de aquí para allá estas Navidades, tu cepillo de dientes también debería hacerlo, para poder cumplir con el hábito de cepillarse los dientes 2 minutos 3 veces al día y ahorrar problemas futuros.