Cuidado de las encías en situaciones específicas: embarazo, diabetes y enfermedad cardiovascular

Cuidado de las encías

Las bacterias que hay en la boca, junto con las mucosidades y los restos de alimentos, forman una placa o película al depositarse constantemente sobre los dientes que llamamos biofilm bucal. Cuando el biofilm no se elimina con la higiene dental diaria, se endurece y forma un cálculo (sarro), que sólo una limpieza hecha por un profesional puede eliminar. En la fase inicial, aparece una inflamación de las encías que se llama gingivitis (las encías se enrojecen, se inflaman y sangran fácilmente), pero si la gingivitis no se trata debidamente puede convertirse en periodontitis, en la cual se destruyen los tejidos de sujeción de los dientes, las encías se “alejan” de los dientes y forman espacios o bolsas que se infectan y hacen que los dientes puedan aflojarse y caerse (1).

El embarazo, la diabetes y la enfermedad cardiovascular son situaciones que comparten algo: en las tres, las encías son más propensas a la gingivitis. Por ello, en estas situaciones es particularmente importante mantener una correcta higiene bucodental.

Del 60% al 75% de las embarazadas tiene gingivitis (2), posiblemente debido a los cambios hormonales y al mayor flujo de sangre circulante (3). Sin embargo, se ha observado que la influencia de las hormonas a nivel bucal puede minimizarse con un buen control de la placa bacteriana (biofilm oral) (4).

Gingivitis y periodontitis constituyen la complicación bucal más común de la diabetes (5). Y la relación entre la enfermedad de las encías y la diabetes es bidireccional: por una parte, la enfermedad de las encías parece ser más frecuente y más grave en las personas con diabetes; y, por otro lado sucede a la inversa, la enfermedad de las encías puede influir en el control y evolución de la diabetes. Parece que tratar la enfermedad de las encías puede ayudar a mejorar el control de la glucosa en sangre. (6).

Las enfermedades cardiovasculares son un grupo de trastornos del corazón y los vasos sanguíneos (7). Según un documento realizado por las Sociedades Españolas de Cardiología y la Sociedad de Periodoncia, las bacterias que producen la periodontitis pueden pasar a la sangre y afectar a otras partes del organismo, lo que aumenta el riesgo de episodios cardíacos (8). Las personas con una enfermedad en las encías tienen hasta un 50% más de riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Para mantener una adecuada higiene bucal, en especial en personas con mayor riesgo de desarrollar gingivitis, se recomiendan las siguientes pautas (9):

  • Cepillar las encías y dientes al menos dos veces al día o después de cada comida. Usar la seda o cinta dental o bien cepillos interproximales y reforzar la higiene con un colutorio. El complemento de una buena higiene bucal para encías delicadas es la utilización de productos específicos, como la gama VITIS® encías, que incluye pasta dentífrica, colutorio y un cepillo de dientes específico para el cuidado de encías delicadas. La pasta y el colutorio están formulados específicamente para la prevención de la inflamación y el sangrado de las encías. El cloruro de cetilpiridinio (antiséptico bucal de eficacia demostrada), junto con el resto de componentes, ayudan a mantener las encías en buen estado evitando el desarrollo de enfermedades periodontales.
  • Cada tres meses: renovar el cepillo de dientes.
  • Cada seis meses: visitar al higienista dental y odontólogo.
Referencias