CQR o Consiguiendo Que Reacciones

Seguro que cada uno de nosotros, en un ejercicio de imaginación, podríamos darle un significado distinto a las siglas CQR, aunque ya tengan su propio significado: código QR (quick response barcode: código de barras de respuesta rápida).

Se trata de una especie de código de barras de última generación que permite almacenar información (textos, direcciones de páginas web, vídeos, fotos, coordenadas…) y recuperarla con la ayuda de un móvil. Hace ya cierto tiempo que los códigos QR empezaron a ponerse de moda. De hecho, en Japón son el código más extendido.

Una de las características que permiten jugar con estos códigos es que puede llegar a faltar hasta un 30% del código QR, espacio que puede ser usado para personalizarlo, y aun así seguirá funcionando. También podemos cambiar los colores del código (cuanto mayor sea el contraste, mejor), hacer las esquinas más redondeadas, usar fotos para el fondo o incluso para el contenido del código…

Los usos que se dan a los códigos QR son de todo tipo. Hoy os mostraremos 3 ejemplos que os dejarán con la boca abierta:

¡Qué Rico!

Una agencia de publicidad alemana creó el código QR – pizza con el que trataban de llamar la atención de todos aquellos creativos digitales que pudieran estar interesados en formar parte de su plantilla.

Resultado: 12 entrevistas y 2 nuevos equipos para su unidad digital.

¡Qué Rápido!

La segunda cadena de supermercados más grande de Corea quería llegar a ser el número 1 sin tener que montar nuevas tiendas. Para ello, creó su propio supermercado en los pasillos del metro, colocando unas estanterías ficticias en las paredes, donde cada producto tenía su código. De esta forma, los viajeros podían invertir el tiempo de espera en hacer la compra sin tener que ir al supermercado.

Resultado: aumento del 76% en los clientes y 130% en las ventas online.

¡Qué Raro!

“Es lo efímero de la tecnología versus la perpetuidad de un tatuaje”. Esto es lo que dice Fred Bosch de su nuevo tatuaje, un código QR colocado en su brazo que cada vez que es escaneado, muestra un contenido diferente, como “vídeos, fotos, frases, tuits, gifs animados, el tiempo…”.