Corre sin correr riesgos

¿Sabes cuál es la diferencia entre un runner y un corredor de toda la vida? 350 € de material deportivo.

Chistes aparte, debes saber que el deporte puede afectar a la salud bucodental, más allá de los posibles golpes, sobre todo si no mantenemos una hidratación correcta.

Por ejemplo, cuando hacemos ejercicio físico solemos respirar por la boca, lo que hace que se seque más la boca. Esto unido al consumo de bebidas isotónicas, habitualmente azucaradas puede hacer que tengamos más posibilidades de tener caries.

Estas bebidas isotónicas y el estrés también son enemigos de nuestros dientes: las primeras porque su extremada acidez facilita la erosión de los dientes; y el segundo porque en situaciones de estrés solemos apretar más los dientes, por lo que provocamos pequeñas lesiones y desgaste en el esmalte, lo que favorece la aparición de sensibilidad dental.

Así que ya sabes, si quieres salir a correr, es fundamental que mantengas una correcta higiene bucodental, cepillando los dientes 2 minutos 3 veces al día o después de las comidas, moderes el contenido en azúcares de bebidas y alimentos y te hidrates correctamente, sobre todo si vas a hacer deporte durante más de 35 minutos.