Consejos para cuidar de tu salud bucodental durante el postparto y la lactancia

Portada

Tras el embarazo y el parto, por fin has podido conocer a tu bebé. Ahora, empieza una nueva etapa en la que va a ser muy importante para ambos que no descuides vuestra salud bucodental. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la higiene bucal durante el puerperio.

Consejos para cuidar de la salud bucal de la madre

Es probable que, durante el embarazo, el desequilibrio hormonal que has estado experimentado haya causado algunos estragos en tu boca. Probablemente habrás padecido cierta inflamación o sangrado de las encías (gingivitis), o puede que incluso hayas sufrido un granuloma del embarazo (crecimiento abultado en la zona interdental con tendencia a sangrar si se manipula).

Por otro lado la erosión del esmalte causada por los habituales vómitos de la madre gestante y los cambios en el pH de la saliva unido a la ingesta de azúcares facilitan la aparición de caries durante el embarazo. Así que es muy importante que visites a tu dentista durante y tras el parto. Él podrá hacerte una revisión general y diagnosticar el estado de tu boca.

Durante la lactancia, también es importante que mantengas una ingesta de calcio adecuada, ya que cuando ésta no es suficiente, se compromete el tejido óseo materno para proveer calcio y poder soportar la producción de leche materna, por lo que será recomendable que incluyas algún lácteo diariamente en tu dieta, en forma leche, yogures o queso. Y, sobre todo, debes mantener una higiene bucodental exhaustiva y adecuada tres veces al día, asegurándote de eliminar la placa bacteriana de los espacios interproximales con ayuda de sedas, cintas o enhebradores. 

Consejos para cuidar de la salud dental del bebé

La lactancia no sólo tiene beneficios inmunológicos, nutritivos y emocionales para el bebé sino que también influye positivamente en su futura salud bucodental. Mediante la succión del pecho, su mandíbula mejora la oclusión dentaria (cierre correcto entre los dientes superiores e inferiores), además de favorecer el posicionamiento adecuado de la lengua y un buen desarrollo de la musculatura oral.

Pero, con la erupción de los primeros dientes, empiezan los riesgos. Los dientes nacen sin bacterias, pero las primeras que llegan a su superficie lo colonizan y permanecen allí toda la vida. Para evitarlo,desde el primer momento, limpia sus encías con ayuda de una gasa o el dedal de silicona VITIS Baby después de cada toma y, a partir de que erupciona el primer diente, empieza a emplear un cepillo dental adecuado a las necesidades y la edad del niño. Es muy importante que no dejes de hacerlo durante las tomas nocturnas, porque si los restos de leche permanecen muchas horas en su boca pueden favorecer el desarrollo de caries en los dientes del bebé.

Referencias