Consejos de una madre sobre salud bucodental infantil

Visita Al Dentista Niños

Era bien pequeño mi hijo cuando sus dientes comenzaron a darme quebraderos de cabeza. Recuerdo perfectamente su primer golpe en el paleto, estaba haciendo el indio en un bordillo, tenía dos años y de repente hizo gala de su malísimo equilibrio. Cara contra el suelo, manos al aire (para qué íbamos a frenarnos con ellas) y el piño contra el piso. Flemón, ay que me duele, antibióticos y al poco tiempo el diente empezó a oscurecer un poquito. Pero ahí quedó la cosa.

Con casi cuatro años aquel diente tomó un color sospechoso, y visitamos por primera vez al odontopediatra. Fue por necesidad, no por prevención.

Por eso, desde mi experiencia, hoy me atrevo a daros algunos consejos que seguro os viene bien saber, mamás:

  • Aunque vuestros hijos no se quejen ni tengan ninguna molestia es recomendable realizar una primera revisión bucodental antes de los 3 años. Algunos especialistas indican incluso que lo mejor es hacerlo cuando el peque cumpla su primer año. Conozco el caso de varias mamás amigas que han llevado a sus hijos y resultó que tenían unas cuantas caries. Sí, también los dientes de leche sufren caries. No, no se puede esperar a que se caiga, se debe empastar.
  • Sé que a veces ellos no colaboran mucho, pero una buena higiene bucodental (especialmente por la noche) te ahorrará muchos quebraderos de cabeza, y por qué no decirlo, mucho dinero. Así que si tu hij@ no quiere lavarse los dientes por la noche, invéntate un juego, una tablita de recompensa o cualquier otra cosa que permita que se vaya a la cama con los dientes relucientes. A mi me funcionó muy bien una tabla de recompensa con pegatinas. Si se lavaba los dientes cada noche poníamos la pegatina correspondiente y cuando las conseguía todas, el fin de semana había premio seguro.
  • Enséñales a usar la seda dental. No pienses que es difícil para ellos. Mi hijo aprendió a utilizarla muy pronto y además le encanta. Nos sorprendió el buen manejo que le daba desde el principio. Incluso se lo toman como un juego.
  • Invierte en una buena pasta de dientes. En serio, no son caras y merece la pena.
  • A partir de los 6 años y hasta los 12, en la Seguridad Social tenéis el programa de Salud Bucodental. Les sellarán las muelas definitivas y una vez al año revisarán a vuestros hijos. Os darán las pautas a seguir y en qué casos es necesario acudir al odontopediatra o al ortodoncista. Nosotros estamos muy satisfechos con este servicio.
  • Aunque no tengan los dientes definitivos sí pueden llevar aparato. Se cree que sólo los niños más mayores lo llevan y este es un mito que debemos desterrar. Sin ir más lejos mi hijo tiene 8 años, aún tiene dientes de leche y en un par de semanas llevará aparato.

¿Y vosotros?, ¿habéis realizado ya la revisión bucodental de vuestros hijos este año?