Conocer el pasado a través del esmalte dental

¿Qué tiempo hizo el 15 de abril de 1982? Pocas personas serían capaces de responder a esta pregunta sin pensárselo ni un segundo sin ningún tipo de ayuda más allá de su cerebro. Son los denominados savants (sabios) y en la actualidad, son menos de 50 en todo el mundo.

Se caracterizan por tener una memoria prodigiosa, “muy profunda, pero excesivamente estrecha”, como indica Darold Treffert, principal autoridad que estudia este síndrome. Esto quiere decir que pueden recordar fácilmente, pero tienen dificultad a la hora de utilizar su memoria.

Algunos savant tienen la capacidad de memorizar calendarios enteros y recordar datos concretos referentes a cada uno de esos días, como las condiciones climáticas. Pero está claro que por mucho que su memoria sea prodigiosa, no serán capaces de recordar cómo era el clima hace 11 millones de años.

Entonces, ¿a quién podemos preguntar? Por increíble que parezca, un equipo científico en el que ha colaborado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), le ha preguntado a 149 muestras de esmalte dental de mamíferos herbívoros procedentes de 18 yacimientos ibéricos distintos. ¡Y los isótopos de oxígeno y carbono de los dientes fosilizados de los animales les han dado la respuesta!

Conocer la proporción de estos isótopos ha permitido conocer el tipo de agua que habían bebido los mamíferos, qué clase de alimentación tenían y los cambios de temperatura ambiental. Esto ha permitido a los científicos recrear un escenario muy aproximado de las condiciones ambientales de aquella era.

Será mejor que cuidemos nuestros dientes, porque quizá dentro de 11 millones de años otro científico quiera conocer cuáles eran las condiciones climáticas de nuestra época, y nuestro esmalte dental será de vital importancia.