¿Cómo prevenir la caries de nuestros peques?

sonrisa - Bocas VITIS

Uno de los problemas bucales más frecuentes de nuestros peques suelen ser las caries. Las caries, como la mayoría de enfermedades, se producen por la conjunción de varios factores como son las bacterias que hay en la boca, el tipo de alimentos que se ingieren, el tiempo que estos alimentos están en la boca, el tipo de saliva, y la predisposición genética de la persona.

Si hablamos de las bacterias, una de las más conocidas y estudiadas es el Streptococcus Mutans. Esta bacteria tiene afinidad por las superficies dentales y su principal alimento son los azúcares que quedan en los dientes. Así, al digerir estos azúcares producen ácidos que desmineralizan la superficie dental y pueden acabar por destruir el diente.

Al nacer, nuestros peques están prácticamente libres de estas bacterias, pero con el transcurso de los meses las van adquiriendo por distintas vías. Una de las vías principales es lo que llamamos transmisión vertical o transmisión de la mamá al bebé, a través de la saliva. Para evitar en lo posible ese tipo de transmisión es fundamental que durante la etapa del embarazo y en los primeros meses de vida del bebé, las mamás tengan un especial cuidado de su boca.

En este sentido, es muy importante que durante el embarazo las futuras mamás realicen una revisión bucal completa para detectar y tratar las posibles caries que puedan aparecer, sobre todo durante el segundo trimestre de gestación. Además, la higiene bucal personal debería extremarse para evitar el crecimiento de esas bacterias y así prevenir en lo posible esa vía de transmisión. Para ello se deberían cepillar los dientes dos o tres veces al día durante al menos dos minutos con una pasta dentífrica fluorada y tener una buena higiene interproximal mediante el uso de seda o cinta dental, cepillos interproximales e irrigadores bucales. También se pueden usar colutorios para mantener una higiene bucal completa.

Quizás nuestros peques acaben adquiriendo esas temibles bacterias por otras vías, pero que no se diga que no lo hemos intentado. Y además, la salud de nuestros dientes también lo agradecerá.