Cómete tus palabras

Dicen que somos dueños de nuestro silencio y esclavos de nuestras palabras. Con ellas podemos curar, pero también herir, podemos perder o ganar, seducir o alejar.

También dicen que las palabras, cuando salen de nuestra boca, se las lleva el viento, pero en esta ocasión hablaremos de las palabras que se llevan a la boca, las de A gustar convidan.

Se trata del primer recetario de poemas al que 13 jóvenes poetas de Córdoba han puesto la letra y el chef José María González Blanco, discípulo del gran Juan Mari Arzak y Ferrán Adriá, el sabor.

La idea del proyecto es convertir las palabras contenidas en cada poema en platos para degustar con cuchillo y tenedor. Como dice el propio Arzak en el prólogo de esta pieza de gastropoesía, se trata de “un idealizado y enriquecedor camino de ida y vuelta” en el que los poetas se expresan libremente, el cocinero plasma en sus platos lo que le sugiere cada uno de los poemas, el fotógrafo David Molina captura toda su esencia y los poetas los degustan y dejan constancia de sus impresiones.

Y, por lo que se deduce de las palabras de algunos de los jóvenes creadores, González Blanco ha acertado de lleno. Por ejemplo, para el poema de Alejandra Vanessa titulado Nana de Freddy Krueger, el chef preparó sesos de conejo, embutidos variados y manitas de cerdo. En palabras de la propia poetisa, el cocinero “estuvo días amenazándome con que iba a comer sesos de conejo” y “fue una pesadilla, pero lo peor es que estaban buenísimos.”

Esta puede ser una forma divertida y creativa de explorar cómo conviven 2 ramas artísticas a la vez tan diferentes y tan similares. ¿Os animáis a probarlo en vuestras casas? Puede ser una buena forma para seducir con vuestras letras y vuestras bocas a quien os propongáis.