Adiós empastes

Parece que los empastes tienen los días contados. Y cuando decimos parece es parece, porque no está asegurado y quien dice días, dice unos pocos años. ¿Entonces es una verdad a medias? No, vayamos por partes.

Origen curioso

Investigadores del King’s College de Londres han descubierto cómo frenar la acción de la enzima GSK-3, responsable de evitar que la dentina continúe formándose, gracias a una molécula llamada Tideglusib, que se ha estado utilizado en medicamentos para pacientes con Alzheimer. El caso es que se podría utilizar para fomentar la regeneración de la dentina y así reparar las cavidades en los dientes provocadas por las caries.

Dientes regenerados

Pero vayamos al quid de la cuestión. Las caries son una de las principales causas de visita al dentista y, pese a que se pueden prevenir, su tratamiento sigue llenando las consultas dentales.

Los dientes son capaces de regenerar la dentina, pero de forma insuficiente, por lo que los dentistas deben rellenar las cavidades con empastes. Esta nueva técnica consiste en impregnar esponjas biodegradables con el fármaco e introducirlas en las cavidades provocadas por las caries para, mediante la estimulación de las células madre de la pulpa dental, fomentar la regeneración de la dentina sin necesidad de rellenarlas con empastes.

De confirmarse, este descubrimiento permitiría restaurar los dientes de forma más natural, menos agresiva y, por supuesto, más cómoda para el paciente. Aunque de momento solo se ha probado en ratones, según los expertos este nuevo avance podría estar al alcance de todos en tres años. Así que ya podéis empezar a despediros de vuestros “queridos” empastes.

 

Fuente: