5 consejos para sobrevivir a la Navidad: crónicas de una familia cualquiera

Comida De Navidad

Si estáis leyendo esto es que habéis sobrevivido a la primera celebración familiar de la Navidad, ¿cómo ha ido? Son fechas muy felices para algunos y muy complicadas para otros. No siempre se logran reuniones agradables donde todos puedan sonreír. Compartir mesa con suegros, cuñados y hasta con esos sobrinos revoltosos y ‘bien’ educados puede ser muy estresante, ¡¡doy fe!!

Muchas veces el error está en nosotros mismos porque esperamos que los demás cambien o confiamos en que las cosas no sean como en años anteriores, adoptando una postura pasiva. ¡Craso error! Si quieres que la Nochevieja sea mejor que la Nochebuena aún estás a tiempo de poder lograrlo, pero debes empezar por mirarte el ombligo.

En serio, podemos conseguir una Nochevieja mucho más relajada y festiva. Si de nuevo te toca reunión familiar te dejo cinco claves para comenzar el año con buen pie:

  1. Acepta la situación. Sabes que te toca ir a esa cena/comida. Puede que no te apetezca, o que quieras huir y esconderte, pero sabes que no lo harás. Así que, ¿para qué sufrir? Ármate de valor, ponte frente al espejo, sonríe y di ¡¡acepto barco!!
  2. Muchas veces se crean situaciones hostiles porque no hemos pasado página o no hemos sabido/querido perdonar. No se trata de que te conviertas en la más buena del lugar aprovechando estas fechas tan “entrañables”. El truco está en perdonarnos primero a nosotros mismos, perdonar el estar enfurruñado cuando nos sentamos “al lado de”, perdonar el “no soportar a”.
  3. No te tomes cada comentario que escuches como algo personal. Sé tolerante y deja a un lado rencores pasados. Además, por mucho que la cena se prolongue piensa que sólo serán unas cuantas horas de tolerancia y comprensión. Respira y ponte muy zen.
  4. Evita el enfrentamiento y la discusión. Como ya vamos de mala gana es fácil que saltemos a la mínima. Y tú sabes que no merece la pena. En esta ocasión no quieras que tu opinión sea la más importante o respetada. Además, ¿cuántas veces al año te reúnes con esas personas? Con muchas puede que ese día nada más. Es importante elegir las batallas que quieres ganar y créeme, esta no debe ser una de ellas.
  5. Y si todo esto falla, siéntate en la mesa de los niños, con ellos todo será risas y diversión 🙂

Nota de la autora 1: estos cinco pasos te ayudarán pero no son la panacea, como alternativa radical –y valiente- te propongo buscar un viaje de último momento y dar la bienvenida al nuevo año en un lugar exótico 🙂

Nota de la autora 2: aunque hoy es el Día de los Inocentes, créeme esto no es ninguna inocentada 😉