5 consejos para una buena salud dental infantil

Por todos es bien sabido que en la infancia podemos instaurar buenos -o malos- hábitos que perduren hasta la vida adulta, así que ¿por qué no aprovechar esta etapa para enseñar a los peques a incorporar en su día a día costumbres que los ayuden a cuidar su sonrisa desde ahora y a lo largo de su vida?

Enamórate del agua

Te aseguro que conoces muchas personas cuya bebida de preferencia es alguna que no es tan sana, probablemente es una bebida azucarada, o incluso carbonatada. ¿Cuántas personas piden un refresco cuando tienen sed? Pues los refrescos no sólo no quitan la sed, sino que la aumentan haciéndonos beber más y más sin hidratarnos, pero además de ello dañan la superficie del esmalte dental.

Si por el contrario, acostumbramos a nuestros hijos a beber agua la mayoría de las veces posible, habremos creado en ellos un hábito positivo para su salud general y dental, no sólo porque estarán bien hidratados, sino porque contribuye a evitar la obesidad, y el agua, además, tiene la propiedad de amortiguar el pH bucal.

Procura tener una dieta equilibrada

Mediante la dieta cuidamos nuestro cuerpo, tenemos energía, evitamos enfermedades, dormimos mejor, y también -por supuesto- mantenemos una boca y dientes sanos.

Aquí te cuento acerca de siete buenos hábitos alimenticios que favorecen la salud bucal tanto de niños como de adultos.

Evita la publicidad en televisión

Aunque algunos programas infantiles son realmente simpáticos, quiero invitarte a pensar acerca de la publicidad a la que exponemos a nuestros hijos cuando ven un rato de tele.

Según un análisis realizado por Rodd y Patel, pasan aproximadamente 24 avisos publicitarios por hora, de los cuales 34.8% corresponden a anuncios de productos alimenticios o bebidas. De esos avisos, un alarmante 95,3% de ellos promueve productos potencialmente cariogénicos.

Los alimentos que más frecuentemente publicitan en la tele son ricos en azúcares, ya sean golosinas, cereales para el desayuno, galletas, o bebidas azucaradas, así que te recomiendo en lo posible que evites exponer a tu hijo a estos avisos, y además, que lo eduques acerca de lo persuasiva que puede ser la publicidad y cómo no caer en esa tentación.

Modela y realiza una buena higiene dental

Esto abarca desde cepillarnos nosotros los dientes y usar el seda dental con buena técnica, en presencia de nuestros hijos para dar el ejemplo, hasta cepillarles los dientes a ellos haciendo uso de la seda dental también.

Por supuesto, debemos usar un buen cepillo dental y una pasta dentífrica adecuadas a la edad de nuestros pequeños, tal y como hemos dicho en este artículo y acudir regularmente a visitas con el odontólogo.

Evita en lo posible el estrés

Tal y como expliqué en este artículo, el estrés tiene consecuencias sobre la salud bucal, así que vale la pena procurar que la vida de nuestros pequeños sea lo más relajada posible: evitando el exceso de actividades extraescolares, saliendo con suficiente tiempo cuando tengamos un compromiso como para no ir con prisas, disfrutando del juego libre en espacios abiertos, etc.